Noticias

Las sociedades cooperativas y los requisitos para su constitución en la Comunidad Autónoma de Galicia
18/10/2013 | En estos momentos es noticia la situación la presentación de preconcurso de acreedores por parte de la Cooperativa Fagor ante un Juzgado de los Mercantil de San Sebastián y ello nos hace recordar el éxito de esta cooperativa, y no precisamente su situación actual, ya que con la unión de mano de obra y algo de aportación de capital se creó en los años 50 del pasado siglo un modelo de cooperativa que compite de igual a igual con las grandes multinacionales del sector de los electrodomésticos.
Creemos que el modelo de cooperativa no está en crisis y es más, consideramos que puede ser una buena alternativa para generar trabajo y beneficios en estos momentos difíciles por los que atraviesa nuestra economía.
La cooperativa es un tipo de sociedad constituida por personas que se asocian en régimen de libre adhesión, para la realización de tareas empresariales encaminadas a satisfacer sus necesidades y aspiraciones económicas y sociales, con estructura y funcionamiento democrático, de acuerdo con la legislación que las regula. En España se encuentran reguladas por la Ley 27/1999, de 16 de julio, de cooperativa, pero hay que estar a la legislación de cada comunidad autónoma a la hora de constituirlas; en Galicia concretamente, están contempladas en la Ley 5/1988, de 18 de diciembre de coopertivas de Galicia, que fue reformada por la Ley 14/2011, de 16 de diciembre.
A tenor de la antes mencionada legilación y para que una sociedad cooperativa se considere constituida y tenga personalidad jurídica, debe hacerse otorgarse ante notario la correspondiente escritura pública e inscribirse en el Registro de Cooperativas. Como paso previo al otorgamiento de la escritura pública de constitución se debe disponer de una certificación negativa de que no existe otra cooperativa con igual denominación, expedido por el Registro de Sociedades Cooperativas dependiente de la Administración del Estado y la denominación solicitada quedará reservada por un período de 6 meses.También de forma opcional se puede solicitar al Registro de Cooperativas competente una cualificación previa del proyecto de estatutos sociales, o bien proceder a su constitución directamente, pero es más aconsejable solicitar la cualificación previa. A la notaría y para la constitución de la sociedad cooperativa hay que llevar, para su incorporación a la escritura, la solicitud de constitución, la copia certificada a la asamblea constituyente, que necesariamente tiene que constar en ella los siguientes datos: relación de promotores, la manifestación de que todos los promotores cumplen los requisitos legales para constituirse como coopertivistas, la aprobación de los estatutos sociales, los propios estatutos, así como las personas que quedan apoderadas para comparecer ante notario a fin de constituir la sociedad y las firmas de presidente y secretario que avalen la certificación.
La sociedad cooperativa constituida en escritura pública debe inscribirse en el Registro de Sociedades Cooperativas de la Xunta de Galicia.
Seguidamente para que la cooperativa se ponga a andar hay que solicitar a la Agencia Tributaria el correspondiente CIF y darse de alta en el correspondiente censo de actividades económicas. También hay que inscribir la empresa en la Seguridad Social y dar de alta a los trabajadores, ya sean socios o por cuenta ajena. Igualmente hay que solicitar la oportuna licencia de apertura del negocio ante la administración municipal y comunicar a la Consellería de Empleo la apertura del centro de trabajo, así como disponer de un libro de visitas debidamente diligenciado por la Inspección de Trabajo. De igual forma hay que tener debidamente diligenciados los libros de actas de la sociedad cooperativa de acuerdo con lo dispuesto en el art. 72.4 de la Ley de Cooperativas de Galicia, diligencia que debe hacerse ante el Registro de Cooperativas de la Xunta de Galicia.