Noticias

La mediación como modelo alternativo al litigio en la resolución de conflictos
17/10/2013 | En cumplimiento de lo dispuesto en la Directiva 2008/52/CE el Gobierno Español aprobó el Real Decreto Ley 5/2012, de 5 de marzo, de mediación en asuntos civiles y mercantiles. Este Real Decreto tuvo una escasa vida, ya que ni llegó a desarrollarse reglamentariamente y además fue derogado por la Ley 5/2012, de 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles, esta Ley está pendiente de su desarrollo reglamentario, que con casi total seguridad será aprobado y publicado en el próximo mes de noviembre del año en curso.
El Ministerio de Justicia apuesta por la mediación como método alternativo al litigio, pero para que esa apuesta tenga éxito tiene que dar a conocer a la sociedad previamente en qué consiste la mediación. Quizás no sea difícil convencer a la ciudadanía de las ventajas de la mediación, ya que según el barómetro del CIS, los ciudadanos no confían en la justicia, ya que el Tribunal Constitucional y el Consejo General del Poder Judicial suspendieron en el momento en que el ciudadano fue preguntado sobre la confianza en dichas instituciones.
Lo cierto es que los ciudadanos no confían en la justicia, bien por su lentitud, bien por que es costosa (las tasas judiciales agrandan su coste, o también porque los problemas planteados ante la justicia acaban con una sentencia, en la que hay vencedores y vencidos. Por ello, la mediación que es un método alternativo a la resolución judicial de los conflictos, en la que interviene un mediador neutral, objetivo e imparcial que actúa de manera confidencial y voluntaria, y en el que no hay vencedores ni vencidos ya que la solución al problema la dan las partes en conflicto, puede triunfar en España.
La mediación despierta entusiasmo en magistrados, abogados y notarios, que cada vez se suman en más cantidad a defender este método alternativo al tradicional litigio, pues a juicio de muchos de ellos la forma tradicional de enfrentarse a los conflictos está siendo superada por la realidad social y hace falta una respuesta distinta del litigio a los problemas, para que éstos puedan ser solucionados por las propias partes en conflicto. En principio, podríamos decir que la mediación es más rápida, menso costosa y menos traumática a la hora de resolver los problemas, lo cual sin duda puede favorecer las relaciones futuras entre las partes enfrentadas.
Un detalle importante a tener en cuenta es que la Ley 5/2012 modificó de forma parcial la Ley de Enjuiciamiento Civil y ahora las parte que se encuentren inmersas en un procedimiento judicial tienen que ser informadas de que existe la mediación como método alternativo. Pero lo más importante ahora es informar a la ciudadanía de que existe la mediación como alternativa al pleito tradicional.
Para ser mediador la Ley exige a éste estar en posesión de un título académico superior y haber cursado una formación especifica, si bien el futuro Reglamento será quien defina las características y formación que ha de tener el mediador.
Una aspiración del gremio de los mediadores es que en la Ley de Justicia Gratuita se incluya la figura del mediador de oficio como alternativa al abogado de oficio, con objeto de que las personas sin recursos puedan escoger la vía de mediación como alternativa al litigio judicial.