Noticias

El contrato de servicios electrónico se regulará en el nuevo Código Mercantil, que sustituirá al Código de Comercio de 1885 y entrará en vigor antes del fin de la actual Legistalatura, previsto para del añ
15/10/2013 | La Comisión General de Codificación había recibido el encargo de elaborar un nuevo Código Mercantil en el mes de noviembre de 2006 por el anterior Gobierno socialista y el actual Gobierno prometió en la campaña electoral tener promulgado el nuevo Código Mercantil antes del fin de la legislatura, por lo que está previsto que éste entre en vigor como muy tarde en el año 2015, que es la fecha en la que hay que convocar nuevas elecciones generales.
El Código Mercantil es una aspiración de todos los juristas y de las personas relacionada con el mundo de la empresa desde hace muchos años; pues el actual Código de Comercio está obsoleto y muchos de sus artículos vacíos de contenido, estando regulada la legislación mercantil en múltiples e innumerables leyes sectoriales que regulan aspectos del tráfico comercial que en principio formaban parte del articulado el Código de Comercio.
El nuevo Código Mercantil, según la propuesta del Comisión General de Codificación, tendrá mas de 1.900 artículos, divididos en siete libros y un título preliminar; en él se introducen materias que hasta ahora quedaban al margen de regulación legal alguna, como es el caso del contrato electrónico, turístico, de distribución o financieros. En le nuevo Código Mercantil también se regula la forma de la trasmisión de empresas y algunas modalidades modernas de contratación, como es el caso de la subasta pública o la automática.
En el libro primero del Código se regula todo lo referente a la empresa y al empresario; en el segundo se trata de las sociedades mercantiles (su promulgación implicará la derogación de la actual Ley de Sociedades de Capital); en el libro tercero se trata de la libre competencia (temas hoy tratados en diversas leyes como la de competencia desleal y propiedad industrial, etce.); el libro cuarto trata de las obligaciones y contratos; el quinto de los contratos en particular (que llevará implícita la derogación de la Ley del Contrato de Seguro entre otras); el libro sexto tratará de los títulos valores y de los instrumentos de crédito y pago; y en el libro séptimo y último se incluyen las normas sobre prescripción y caducidad.