Noticias

El Tribunal Constitucional legitima en una sentencia del día de ayer el control de la empresa sobre el correo electrónico corporativo de los trabajadores
10/10/2013 | Hasta ahora los Tribunales habían avalado, la posibilidad de que por parte de las empresas se pudiera vigilar el correo electrónico corporativo facilitado a los trabajadores, siempre que, previamente y mediante una circular, se les hubiera advertido de que podían ser sometidos a dicho control y también que se les hubiera indicado que no podían utilizarlo para fines ajenos a la empresa. Pero la sentencia dictada en el día de ayer por el Tribunal Constitucional exime a los empresarios de realizar advertencia previa alguna y se basa en el contenido de convenio colectivo de aplicación que prohíbe expresamente la utilización de medios informáticos propiedad de la empresa para fines distintos de los relacionados con el contenido de la relación laboral.
Esta sentencia del Tribunal Constitucional crea una nueva doctrina al respecto y se aparta de la hasta ahora existente; para ello en sus fundamentos de derecho razona que con la advertencia previa de control el trabajador no podía tener "una expectativa fundada y razonable de confidencialidad respecto al fundamento de las comunicaciones mantenidas por el trabajador a través de la cuenta de correo por la empresa", para seguir diciendo que no considera vulnerado el derecho al secreto de las comunicaciones ni el derecho a la intimidad.
Esta sentencia se dicta en relación con un trabajador de la industria química al que tras una inspección del disco duro de su ordenador realizada por un técnico en presencia notarial y en la que se detectaron diversos correos electrónicos remitidos por el trabajador a otra empresa de la competencia con datos internos importantes.
Es de destacar que el control del trabjador se extendió a su teléfono móvil de empresa, pero ese control no fue avalado por el Constitucional debido a que el convenio colectivo no lo autorizaba. Es importante destacar que el Tribunal Constitucional no entra en su sentencia a valorar el contenido de los e-mail, que dieron lugar al despido del trabajador ante la Jurisdicción Laboral, sino solo a legitimar el acceso a los mismos.