Noticias

Importante sentencia de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo que fija la diferencia entre la tutela y la curatela
08/10/2013 | La incapacitación viene regulada en los arts 199, 200 y 201 del Código Civil, y en él se regula que nadie puede ser declarado incapaz sino media sentencia firme y en virtud de las causas legalmente establecidas; las causas que se establecen para que alguien pueda ser declarado incapaz son que sufra enfermedades o deficiencias persistentes de carácter físico o psíquico que impidan a la persona gobernarse por si misma, regulando también el último de los identificados artículos que el menor de edad puede ser declarado incapaz cuando concurra en él causa de incapacitación y se pueda presumir que persistirá al llegar a la mayoría de edad. Regulando igualmente en el art. 215 que la guarda y custodia de la personas y bienes o solmente de la personas incapacitadas o menores se realizará por parte de la tutela, la curatela y el defensor judicial.
Igualmente el C.C. regula en su art. 222 los sujetos que estarán sujetos a tutela, que son: Los menores no emancipados que no estén sujetos a la patria potestad; los incapacitados a los que la sentencia se la haya establecido; los sujetos a la patria potestad prorrogada, al cesar ésta, salvo que proceda la curatela y; los menores que se hallen en situación de desamparo.
La curatela se regula en los arts. 286 a 293 del C.C. y se establece para menores emancipados con padres fallecidos, o impedidos,y para actos que el menor no pueda realizar por si mismo al amparo de lo dispuesto en los arts. 323 y 324 del C.C. o para el que siendo mayor de edad haya sido declarado judicialmente pródigo y también para aquellos declarados incapaces por sentencia firme que tengan sus facultades levemente disminuidas y no requieran un tutor.
En el caso que nos ocupa el Ministerio Fiscal interpuso demanda contra el que luego fue declarado incapaz ante el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción del Barco de Valdeorras en solicitud e incapacidad de una persona. La demanda fue estimada en su día por el Juzgado mediante sentencia por la que se declaraba la incapacidad del demandado y se le nombraba un tutor.
Contra la sentencia del Juzgado de 1ª Instancia se interpusieron sendos recursos de apelación, uno por el declarado incapaz solicitando la revocación total del Fallo de la sentencia y el otro por el Ministerio Fiscal solicitando la revocación de la figura del tutor y que en su caso se le nombrase un curador. Los recurso de apelación fueron desestimados.
Contra la sentencia dictada en apelación por la Audiencia Provincial de Ourense se interpuso recurso de casación por parte del Ministerio Fical solicitando el nombramiento de curador en vez de tutor, que fue estimado por considerar que al incapaz había que aplicarle la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad firmado en Nueva York el día 13 de diciembre de 2006.