Noticias

Los herederos forzosos al amparo de la Ley 2/2006, de 14 de junio de Derecho Civil de Galicia
01/10/2013 | La Ley 2/2006, de 14 de junio, de Derecho Civil de Galicia que entró en vigor el día 20 de julio de 2006 es de aplicación de acuerdo con su art. 4 a todas la personas que tengan vecindad civil en Galicia,derogando de forma explícita la Ley 4/1995, de 24 de mayo de Derecho Civil de Galicia, y en su art. 1.3 regula que será de aplicación en defecto de ley y costumbres gallegas el derecho civil estatal siempre que no contradiga lo dispuesto en el ordenamiento jurídico gallego
Pues bien, en el caso de los legitimarios o herederos forzosos tiene importantes diferencias la Ley de Derecho Civil de Galicia con lo dispuesto al respecto en el Código Civil. A saber, el Código Civil en su art. 806 define el concepto, diciendo textualmente: "Legítima es la perción de bienes que el testador no puede desponer por haberla reservado la ley a determinados herederos, llamados por esto herederos forzosos", para seguir regulando en su art. 807 quienes son los herederos forzosos, y a tal efecto indica que son los hijos y descendientes respecto de padres y ascendientes y a falta de los anteriores los padres o ascendientes respecto de sus hijos o decendientes, para seguir diciendo que también lo es el cónyuge viudo en los términos establecidos en dicho cuerpo legal. Dicho esto, tenemos que decir que la Ley de Derecho Civil de Galicia establece en su art. 238 quienes son los legitimarios, reservando esa condición sólo a los hijos y descendientes de hijos premuertos, desheredados o indignos y al cónyuge viudo no separado legalmente o de hecho; pues bien vemos ahí la primera diferencia ya que la Ley de Derecho Civil de Galicia no da la condición de legitimario a los padres o ascendientes.
Pero no acaban ahí las diferencias entre la legislación gallega y la estatal, ya que mientras el Código Civil establece que la legítima de los descendientes es de dos tercios del caudal hereditario (reservando un tercio de ellos a la legítima esticta y el otro tercio a la mejora entre los descendientes legitimarios), la legislación gallega la fija en una cuarta parte del mismo.
En cuanto a la legítima de los padres o ascendientes que como ya dijimos La Ley de Derecho Civil de Galicia no contempla el Código Civil les reserva la mitad de la herencia salvo que concurran con cónyuge viudo, pues en ese caso solo les reserva la tercera parte de la herencia.
En cuanto a la legítima del cónyuge viudo también hay diferencias en ambas legislaciones ya que La Ley de Derecho Civil de Galicia les reserva la cuarta parte de la herencia en usufructo vitalicio sin concurren con descendientes y en caso de no haber descendientes la mitad de la herencia en usufructo vitalicio; mientras que el Código Civil les asigna como legítima para el caso de existir hijos o descendientes el usufructo del tercio destinado a mejora, reservándoles el usufructo de la mitad de la herencia para el caso de concurrir con ascendientes, mientras que para el caso de no concurrir ni con ascendientes ni descendientes les asigna el usufructo de los dos tercios de la herencia.
Consideramos que es importante conocer esto, por cuanto en diversos foros y al hilo de tistes acontecimientos que no viene al caso relatar y por supuestos especialistas en derecho hereditario se asevera que las legítimas en Galicia son las dispuestas en el Código Civil, ignorando que existe una legislación propia al respecto que prevalece sobre lo dispuesto en el antes citado texto legal.