Noticias

El Procedimiento Monitorio y su utilidad para el cobro de deudas
03/03/2011 | El Procedimiento Monitorio es un proceso relativamente nuevo en nuestro Ordenamiento Jurídico, se importó desde el derecho alemán y se reguló por primera vez en España con la promulgación de la Ley 8/99, que reformaba parcialmente la Ley 49/60 de Propiedad Horizontal, con el fin de agilizar los procedimientos judiciales declarativos para el cobro de las cuotas impagadas de propietarios morosos en edificios divididos horizontalmente.
Posteriormente se reguló con la aprobación de la vigente Ley de Enjuiciamiento Civil (Ley 1/2000)que entró en vigor el día 2 de enero de 2.001, que supuso un gran cambio y modernidad en el proceso judicial, pues supuso la derogación en su casi totalidad de la anterior Ley de Enjuiciamiento Civil que había sido aprobada en el año 1.881, quedando sólo vigente del articulado de esta última Ley procedimiental la regulación de deerminados procedimientos como son los actos de conciliación, procedimiento de Jurisdicción Voluntaria, declaraciones de herederos, etc; es de destacar que cuando se aprobó la nueva L.E.C. se prometió una pronta redacción de una Ley de Jurisdicción Voluntaria, pero después de más de 10 años todavía en esa materia nos vemos obligados a regirnos por un procedimiento pensado para el siglo XIX.
El Juicio Monitorio viene regulado en los artículos 812 y siguientes de la L.E.C. y tras la entrada en vigor de la Ley 13/09, que reformó parcialmente el texto aprobado por la citada Ley 1/2000 entre otras razones para regular la Nueva Oficina Judicial, permite mediante su formulación la reclamación de deudas dinerarias hasta 250.000 €, eso sí la deuda objeto de reclamación tiene que estar vencida y ser exigible.
Para la presentación de la demanda se requiere adjuntar a la misma y con objeto de acreditar la realidad de la deuda, bien documentos firmados por el deudor que la avalen o acrediten, o bien facturas, albaranes o cualquier otro documento de ámbito comercial que pueda hacer vislumbrar la deuda reclamada, pudiendo muy bien ser estos documentos haber sido creados de forma unilateral por el acreedor y reclamante en el procedimiento monitorio.
También se pueden y deben acompañar a la petición de procedimiento monitorio cualquier documento que esté en posesión del acreedor que pueda acreditar una relación anterior y constante con el deudor.
Para la solicitud de juicio monitorio relacionado con impagos de cuotas de propiedad horizontal, bastará acompañar a la demanda certificación acreditativa del saldo deudor, aprobado en junta de Comunidad de Propietarios, firmada por el Secretario - Administrador y con el visto bueno del Presidente.
El Juzgado ante el que debe presentarse la solicitud de juicio monitorio es el de Primera Instancia del domicilio del deudor; pudiendo también para el caso de que lo que se reclame sean cuotas impagadas de comunidades de propietarios instarse la demanda ante el Juzgado de la clase antes citada del lugar en el que esté ubicada la finca dividida horizontalmente.
La petición de juicio monitorio no precisa intervención de Procurador o Abogado cualquiera que sea su cuantía, aunque personalmente considero que se deben utilizar los servicios de esos profesionales para mayor garantía de cobro y asegurarse que la petición sea correcta desde el punto de vista del derecho.
Una vez presentada la solicitud ante el Juzgado Decano y después de haberse turnado al que corresponda de los de Primera Instancia, el Sr. Secretario Judicial si considera que se cumplen los requisitos para requerir la deudor de pago lo hará, dándole un plazo de 20 días para pagar la cantidad reclamada o en su caso oponerse al pago por considerar que la deuda no es real. Si el deudor no paga en el plazo antes indicado ni se opone a la solicitud se dictará por el Sr. Secretario Judicial un Decreto que será título ejecutivo para entablar demanda ejecutiva, para interponer esta nueva demanda el acredor tendrá necesariamente que ser dirigido por Letrado y representado por un Procurador de los Tribunales, una vez admitida a trámite esta demanda se procederá al embargo de los bienes del deudor para el caso de que no pague voluntariamente.
Como antes se indicó el deudor puede, en los 20 días siguientes a ser requerido de pago por el Juzgado en el procedimiento monitorio, oponerse al pago de la cantidad que le es objeto de reclamación y si la cantidad reclamada no excede de los 6.000 €, se incoará en ese caso Juicio Verbal, señalándose día y hora para su celebración y si la cantidad supera los 900 € tanto el demandante como el demandado deberán valerse de Abogado y Procurador.
Si la cantidad reclamada en el juicio monitorio excede de los 6.000 € y el deudor quiere oponerse al pago lo debe hacer mediante escrito firmado por Abogado y Procurador y en caso de que el acreedor quiera seguir adelante con la reclamación deberá interponer, en los 30 días siguientes a la fecha en que se hubiese formalizado la oposición, demanda de Juicio Ordinario que necesita firma de Abogado y Procurador.
Tanto el Juicio Ordinario como el Verbal finalizan por Sentencia y si ésta fuese estimatoria de la demanda y el demandado no pagase se podría ejecutar en los mismos términos en que dijimos se puede ejecutar el Decreto que se dicta para el caso de que no hubiese habido oposición al pago reclamado.
José Ángel Cobreiro Mosquera